3 ideas para aprovechar el pan duro

A todos nos pasa…Se te olvida congelar el pan que te ha sobrado y de repente te das cuenta de que has acumulado una buena cantidad de pan duro. Lo primero que se pasa por la mente es tirarlo a la basura ¡Ni se te ocurra!

El pan es uno de los alimentos que más opciones de “reciclado” tiene y, lo más importante, sin perder sus propiedades nutritivas.

En este post encontrarás varias formas de aprovechar ese pan duro y darte una segunda oportunidad de disfrutarlo.

¿Cómo aprovechar el pan duro? 

Si a pesar de haber seguido todos los pasos para conservar tu pan en las mejores condiciones durante más tiempo, te ha sido imposible consumirlo y ha llegado al punto de ponerse duro, no te preocupes. Tradicionalmente el pan duro ha sido siempre utilizado o bien como acompañamiento de otras comidas o bien como ingrediente para elaborar recetas únicas y deliciosas. 

¿A qué nos referimos con “acompañamiento”? A aquellas formas de dar una “vida” a ese pan duro sin que sea, necesariamente, un ingrediente indispensable de una receta elaborada. Como por ejemplo:

Pan rallado: Un clásico. Todas nuestras abuelas lo hacían. ¿Por qué comprarlo a caso hecho cuando puedes hacerlo tú mismo?

Picatostes: Solo hay que trocear el pan duro y freírlo en aceite durante unos minutos. Ideal para acompañar purés, cremas, ensaladas e, incluso, guisos de legumbres

Tostas: El tentempié perfecto. Tuesta unas rebanadas de ese pan duro y acompáñalas con los ingredientes que más te gusten: Jamón, salmón, aguacate, huevo duro, salsas…Las combinación son infinitas.

4 recetas para aprovechar el pan duro

Y, por supuesto, si tienes tiempo y te gusta cocinar, puedes utilizar el pan duro para elaborar muchas recetas exquisitas. Te dejamos X ejemplos:

TORRIJAS: Sobradamente conocidas. Teníamos que ponerlas en primer lugar. Una receta fácil e irresistible para toda la familia

torrijas

Elaboración

  • Cuece un litro de leche con cáscara de limón, azúcar y una barrita de canela durante 15 minutos.
  • Deja reposar y espera a que esté a temperatura ambiente.
  • Corta el pan duro en rebanadas y mójalas en la mezcla anterior por ambas partes, dejando que empapen bien. Para este punto, es importante que se trate de pan duro, de lo contrario se ablandaría demasiado y terminaría deshaciéndose.
  • Pasa las rebanadas empapadas en la mezcla por huevo batido.
  • Y directas a la sartén. Procura que el aceite cubra hasta la mitad. Dora por ambos lados y deja reposar en papel absorbente.
  •  ¿Ya las tienes todas? Ahora ponlas en un recipiente hondo y añade la leche sobrante del primer paso para que no se sequen y espolvorea azúcar blanco por encima para darles un toque aún más dulce.

¿Te gustan frías o calientes?

MIGAS: ¿Qué mejor plato para un día de lluvia?

Elaboración

  • Sofríe en una sartén grande el “apaño” (tocino, salchicha, chorizo, costillas de cerdo…) con varios dientes de ajo (a decidir dependiendo de la cantidad de migas que se vaya a cocinar).
  • Retira el apaño y ese mismo aceite tuesta el pan duro previamente troceado y picado hasta que se haya convertido, como bien reza el nombre de esta receta, en migas.
  • Cuando esté dorado, añade de nuevo el apaño, sazona y mezcla hasta que esté todo unificado.
  • Tip extra: Si a la hora de emplatar añades uvas frescas, tu receta será todo un éxito.

¿Ya has mirado cuándo dan lluvias próximamente?

SOPA DE AJO: Un plato ideal para esos días gélidos de invierno.

Elaboración

  • Sofríe un par de ajos enteros y aceite de oliva virgen extra.
  • Cuando el ajo empiece a desprender olor, añade en pan duro cortado en rebanadas y remueve.
  • Una vez el pan esté dorado, añade dos cucharadas de pimentón dulce y remueve. Este paso ha de ser rápido, porque en cuestión de un minuto el pimentón empezará a quemarse y su sabor se volverá amargo.
  • Antes de que eso pase, añade medio litro de agua caliente y sazona al gusto. Deja hervir durante 15 o 20 minutos.
  • Es el momento de esclafar un huevo. Añádelo y remueve con energía para que tanto la clara como la yema se mezclen con el caldo. Deja que hierva todo junto un par de minutos.
  • A la hora de servir, añade en cada plato un puñado de picatostes y ¡disfruta!

Piénsalo. La chimenea encendida, la nieve acumulada en el alfeizar de la ventana y un bol de sopa de ajo calentito entre tus manos…

PUDIN: ¿A quién no le gusta un dulce? Una receta fácil y rápida para toda la familia.

Elaboración

  • Trocea el pan y ponlo en un recipiente. Añade leche sin llegar a cubrir del todo y deja reposar al menos media hora.
  • Tritura la mezcla hasta que tenga consistencia de masa.
  • Añade unos 100 gramos de azúcar, tres huevos y extracto de vainilla. Mézclalo todo bien.
  • Engrasa un molde apto para horno con mantequilla y vierte la masa en él.
  • Hornea a 180º durante 40 minutos.

¿Podrás esperar a que se enfríe para probarlo? Te somos sinceros…¡Caliente también está delicioso!

Delicioso todo ¿Verdad? Ya sabes, no vuelvas a plantearte eso de descartar el pan duro.

En cuanto al pan recién hecho todas las mañanas en la puerta de tu casa ¡Déjanoslo a nosotros!