6 Beneficios de comer pan de masa madre

A estas alturas ya sabrás que comer de manera saludable no está reñido con el sabor. Sino todo lo contrario. 

Y si hablamos de pan… ¿Cuántas veces has escuchado eso de “Ya no se hace pan como el de antes”? Podemos asegurarte que sí se hace y que sigue estando delicioso.

El pan de masa madre nunca ha dejado de existir. Y te podemos asegurar que se trata del pan más sabroso, equilibrado y sano para cualquier miembro de tu familia.

¿Qué es la masa madre? 

Seguro que has escuchado hablar muchas veces sobre la “masa madre” a lo largo de toda tu vida, pero ¿Sabes exactamente lo que es?

Se trata de un fermento a base de harina y agua que aporta sabor al pan y que controla la acidez del producto. Aporta, además, ese aroma inigualable que recuerdas del pan de tu infancia. 

Por supuesto, hay que destacar que se incluye masa madre en la elaboración del pan, este durará mucho más tiempo con su crujir, esponjosidad y sabor original. Podrás consumirlo durante varios días y disfrutarlo como si estuviera recién hecho. 

 

6 razones por las que comer pan de masa madre es beneficioso para tu salud

Si has llegado hasta aquí leyendo, seguramente te interese conocer los beneficios de consumir pan de masa madre, además de lo ya comentado (sabor, textura, duración, etc).

Sigue leyendo, entonces…que te los contamos con detalle: 

  1. Se conserva de manera natural: En la elaboración de los panes de masa madre se produce ácido acético, lo que implica la inhibición del moho y, por lo tanto, contribuye a su conservación de forma totalmente natural durante varios días, sin necesidad de incorporar a la receta conservantes artificiales.
  1. Mejora la digestión: Las bacterias que contiene la masa madre se encargarán de predigerir el almidón de los granos. Es decir, tu organismo tardará menos tiempo en procesarlo. 
  1. Bajo índice glucémico: El pan blanco industrial puede generar problemas a quienes tienen problemas metabólicos por su alto contenido glucémico. Sin embargo, este se reduce al mínimo en los panes elaborados con masa madre.
  1. Muy rico en ácido láctico: Los panes de masa madre contienen unos niveles de ácido láctico muy altos (no como los panes blancos industriales) que ayudan a mejorar la digestión y a la absorción de minerales como el potasio, el zinc o el magnesio.
  1. Menor cantidad de gluten: La elaboración de panes de masa madre lleva más tiempo que la de los industriales. Ese tiempo es idóneo para que se descomponga el gluten y se convierta en aminoácidos.
  1. Gran cantidad de vitaminas y minerales: La masa madre aporta al pan multitud de nutrientes que, en caso de tratarse de pan industrial, no contendría. ¿Algunos ejemplos? Vitaminas de B1 a B6, vitamina 12, vitamina E, Fósforo, Zinc, potasio o calcio, entre otros.

 

Tipos de masa madre:

Ya te hemos contado qué es la masa madre. También las principales razones para consumir pan que la contenga.

Ahora te especificamos los distintos tipos de masa madre que existen:

Mixta: Se elabora con un trozo sobrante de la última remesa realizada, refrescándolo con harina, sal, agua y levadura fresca.

  • Poolish: En este caso se trata de una masa madre líquida, que consta de dos partes iguales de agua y harina y un poco de levadura fresca. Para saber si está lista para usarse es importante fijarse en dos factores: Que triplique su volumen inicial y que en su superficie aparezcan burbujas de forma constante.
  • Biga italiana: Es, quizás, la menos utilizada. Su receta incluye harina de media fuerza, harina de centeno, harina tostada de avena, agua y levadura. Es importante amasarla poco y dejarla reposar entre 18 y 20 horas envuelta en tela a una temperatura de alrededor de 20 grados.
  • Esponja: Se suele utilizar para panes dulces o panes de molde. Su composición es muy laboriosa, puesto que consta de dos partes. Primero se amasa y se deja reposar y después se añaden los ingredientes que diferenciarán en sabor a ese pan determinado.
  • Masa madre natural: La de toda la vida. Se consigue gracias a la fermentación de harina de trigo o de centeno. Siempre sin añadir levadura, puesto que dicha fermentación causará la aparición de una microflora formada por bacterias lácticas y acéticas, así como la aportación de levaduras salvajes.

 

Y ahora que sabes todo esto, seguramente te apetezca disfrutar de una tostada de pan de masa madre, pero no tienes en casa porque, como comentábamos al principio, tus horarios no te han permitido ir a buscarlo. ¡No te preocupes!

¿Te gustaría tener tu pan de masa madre en la puerta de tu casa todas las mañanas antes de las 7,30h sin necesidad de levantarte de la cama?